Un paseo por el lago del amor (Minnewater)

El Minnewater o lago del amor es uno de los parajes más bellos que encontrarás en Brujas. Probablemente sea la primera agradable sorpresa al llegar a la ciudad, ya que, se encuentra muy cerca de la estación de tren y autobuses, a unos 20 minutos a pie del centro.

Minnewater Brujas

Lago del amor

El lago no es muy grande pero resulta sencillamente precioso, rodeado de verdes prados, lánguidos sauces y altivos cisnes que parecen puestos como adorno perfecto de una postal idílica.

Es un lugar tranquilo, para dar un agradable paseo o sentarte en uno de los bancos que encontrarás en sus orillas. Imprescindible, también, cruzar con tu pareja el romántico puente para, según la tradición, garantizaros amor eterno.

Sobre el lago hay varias leyendas. La más romántica cuenta que la joven doncella Minna huyó de su padre que quería casarla con un noble de alta posición para reunirse con su verdadero amor, el joven Stromberg quien, tras buscarla desesperadamente, la encontró muerta en el lago y decidió enterrarla en el mismo separando las propias aguas (triste pero romántico). También se dice que la presencia de los cisnes se debe a que, allá por el siglo XV, el pueblo de Brujas asesinó a su tiránico gobernador Pierre Lanchals (cuyo apellido curiosamente significa en flamenco “cuello largo”), por eso, Maximiliano de Austria “condenó” a la ciudad a mantener y cuidar en sus canales y en el lago a estos animales como recuerdo al “cuello largo” asesinado.

Leyendas aparte, es un lugar “sacado de un cuento” y caminar por las orillas y senderos que recorren el lago es algo que no debes dejar de hacer. Junto a él se extiende el Minne park en cuyo interior se encuentra el Beaterio, las antiguas casas de la comunidad de las beguinas, una visita perfecta para completar un paseo inolvidable.