10 cosas imprescindibles de Brujas

que ver o hacer en Brujas

Canal de Brujas

Brujas es una ciudad preciosa, “de cuento”, con un casco histórico, Patrimonio de la Humanidad, y con un encanto único que le dan sus verdes paisajes, sus románticos canales y ese trazado medieval que hace que parezca el decorado perfecto de una película de época. Perderte por sus calles es una experiencia única pero, además, hay algunas actividades y visitas que no puedes dejar de hacer.

* Paseo por los canales. La llaman la Venecia del Norte porque toda la ciudad está recorrida por canales que ofrecen estampas a cual más bonita. Antiguos puentes de piedra, palacios góticos y casas de estilo flamenco que se reflejan en el agua, paisajes verdes… imprescindible e inolvidable.

* Plaza Burg. La belleza de esta plaza no deja indiferente y en ella encontrarás algunos de los edificios y monumentos más interesantes de Brujas. El Ayuntamiento, la Basílica de la Sagrada Sangre o el Palacio de Justicia son algunos de los lugares que no puedes dejar de visitar.

* Subir a la torre del Campanario (Belfort). 366 escalones, sí, pero merece la pena. La magnífica torre que preside la maravillosa Grote Markt, corazón de la ciudad, te ofrecerá una inolvidable panorámica de Brujas y podrás descubrir los secretos de su famoso reloj y carillón.

* Museo Groeninge. Es uno de los más importantes de la ciudad. No puedes dejar pasar la oportunidad de conocer algunas de las obras maestras de los grandes pintores primitivos flamencos (estás en su terreno).

* MinneWater. El Lago del Amor es uno de los lugares más bellos y románticos de Brujas. Un remanso de paz en plena ciudad. Disfruta del paisaje y acércate a visitar el beaterio, las antiguas casas de la congregación de las beguinas.

Iglesia de Nuestra Señora. Impresionante monumento con su torre de ladrillos de 122 metros de altura y obras de arte de incalculable valor como la escultura en mármol de la Virgen con el Niño de Miguel Ángel.

* Cerveza y mejillones. No puedes dejar de disfrutar de la gastronomía de Brujas y de sus especialidades. Unas de sus tradicionales patatas fritas, acompañadas de una olla de mejillones al vapor cocidos con apio y unas cervezas de sabor intenso en alguna de las cervecerías de las plazas del centro y calles del casco histórico o en una terraza contemplando los canales, son un placer irrenunciable.

* Grote Markt. No sólo merece la pena contemplar la magnífica atalaya (y subir) a la torre Belfort, sino disfrutar de la belleza de la Plaza Mark con las típicas y coloridas casas gremiales y el mercado cubierto de Le Halle.

* Museo Memling (Hospital de San Juan). Conoce algunas de las obras más importantes del genial pintor flamenco y descubre todos los secretos que esconde este antiguo hospital medieval.

* Museo Gruuthuse. Visitar este palacio gótico, cuyo maravilloso patio mira al canal, supone entender un poco mejor cómo era la vida cotidiana de una poderosa familia en la Brujas medieval.