Dónde comer

Restaurantes en Brujas

Comida típica Flandes

En Brujas se come muy bien y no tendrás problemas para encontrar ese lugar especial donde saborear algunas especialidades de la gastronomía belga. Los tradicionales mejillones, los estofados y guisos o las  omnipresentes patatas fritas. Brujas es una ciudad muy turística, por lo que tienes establecimientos muy variados, desde restaurantes de lujo y alta cocina, hasta cafés y tabernas donde probar recetas flamencas acompañadas de una buena cerveza. Por supuesto, no faltan, además, todas las conocidas cadenas fast food (especialmente concentradas en la Grote Markt), en pleno centro.

Entre los mejores restaurantes de la ciudad tienes La Tâche, cocina creativa de máxima calidad (Blankenbergue Steenweg,1. A las afueras), Cafedraal, con su exquisita cocina, una lujosa decoración y un menú degustación en torno a los 60 € por persona (Zilverstraat, 38), De Karmeliet, uno de los más selectos de toda Bélgica, con tres estrellas Michelin (muy cerca del ayuntamiento, Langestraat, 19), Patrick Devos, cocina de autor en un espectacular edificio histórico (Zilverstraat, 41), Maximiliaan Van Oostenrijk, romántico como pocos en un lugar de ensueño, entre el Beaterio y el Lago del Amor. Disfrutar de recetas flamencas elaboradas con mimo desde su espléndida terraza es toda una experiencia.

Por toda Brujas encontrarás establecimientos donde tomar algo ligero o hacer una comida o cena más pausada. Sin duda, donde más restaurantes se concentran es en el centro, en los alrededores de las plazas Markt y Burg. Si quieres probar los deliciosos pescados y mariscos belgas puedes ir, por ejemplo, a Den Amand, uno de los más conocidos y apreciados ( Sint Amandstraat) y en la misma calle, nº 4, De Stove, también con deliciosas propuestas con sabor marinero. A un paso está Old Brugge, acogedor, con encanto y con una cocina sencilla y sabrosa.

Otra excelente opción es decidirte por alguno de los restaurantes que se encuentran junto al canal principal de Brujas, algunos con maravillosas terrazas que permiten no solo disfrutar de buena gastronomía sino del ambiente único de la Venecia del Norte. Como ejemplo podemos recomendarte T Huidevettershuis ( Huidenvettersplein, 10 -11), muy bonito, ubicado en un antiguo palacete del siglo XV y con espléndidas vistas a los canales o  De Mosselkelder, en el número 5 de la misma calle y con los mejillones como especialidad de la casa (con las más originales salsas).

Entre las posibles elecciones ten en cuenta también Park Restaurant (muy cerca de Astridpark), muy agradable con excelente cocina belga tradicional, a precios moderados; Marieke Van Brugghe (Mariastraat, 17, cerca de la catedral), con una encantadora terraza y buena relación calidad – precio, Restaurante Martine, entre la Grand Place y el canal y Arthie’s (Wollestraat, 10), ambiente cuidado y moderno con platos llenos de creatividad.

Por último, en la céntrica plaza Markt, verás  los típicos kioskos que venden salchichas, patatas fritas y otros “tentempié” estilo flamenco, algo que quizá te apetezca más que la clásica hamburguesa fast food que puedes encontrar en cualquier otro lugar del mundo.

Si viajas en invierno ( entre el 1 de noviembre y el 28 de febrero) fíjate en los restaurantes que anuncian el Winter Lunch, (una especie de promoción gastronómica). En ellos podrás tomar un almuerzo de un solo plato de cocina tradicional flamenca de máxima calidad (sólo de lunes de viernes).